“Me gusta escribir en los cafés. En este sentido París es un paraíso”

Mario Vargas Llosa nació en 1936 en una ciudad peruana llamada Arequipa. Pasó su infancia en Bolivia, donde se trasladó con su familia. En 1945 volvieron a Perú. Allí Mario siguió con sus estudios de primaria y posteriormente, a los catorce años, fue enviado por su padre al colegio Militar Leoncio Prado en el cual desarrolló su vocación por la lectura y la escritura.

Vargas Llosa se siente admirado por los escritores franceses como Flaubert, Victor Hugo y Dumas: “Yo crecí soñando con París”. En 1958 gana un concurso de cuentos organizado por la revista Revue Française con su relato ‘El Desafío’ y obtiene como premio un viaje a París. Se queda enamorado de la capital francesa y se traslada definitivamente en 1960 con su mujer. Los siete años que pasa en París son decisivos en su consolidación como escritor, allí es donde escribe ‘La ciudad y los perros’ y termina ‘Conversación el la Catedral’.

Como otros muchos escritores se inspira en los restaurantes y cafés parisinos: “Me gusta escribir en los cafés. En este sentido París es un paraíso”. Frecuenta los sitios de barrios bohemios donde se juntan los escritores como La Coupole y Les Deux Magots.
‘Travesuras de la niña mala’, publicada en el año 2006, es su única novela ambientada en París en la que evoca algunos cafés y restaurantes que frecuentaba personalmente.

Anuncios