Nuestra edición

Hacía falta en España una edición actual de Raucho, la primera novela, quizá por eso tan escondida, del argentino Ricardo Güiraldes, uno de los mejores escritores de la literatura en español del siglo xx. Y las razones son sencillas: por encima de su valor como una de las obras fundamentales de la literatura gauchesca —esto es, que trata sobre la figura del gaucho, el mí- tico vaquero argentino que da pie a todo un género épico de la narrativa local—, Raucho posee otros valores que la conectan muy directamente con los lectores de hoy: la huida a supuestos paraísos de la civilización que acaban mostrándose como verdaderos infiernos capaces de destruir la identidad del visitante, o la incitación al contacto con nuestras raíces y la naturaleza. Como novela de aprendizaje y sentimental, Raucho, además, es otra obra, y de las más impactantes, sobre la capacidad destructiva del amor, ese amour fou en el que se enreda el protagonista en el mundo de la bohemia parisina, primer escalón de descenso a un submundo en el que esperan el alcohol, el juego, las drogas, la enfermedad… La primera edición de Raucho fue publicada en Buenos Aires en 1917, poco después de que el autor la escribiera. La segunda, en España en 1932, luego de su muerte. Al trabajar en la presente contrastando las anteriores, comprobamos que la segunda edición había españolizado diversas expresiones de la original, sin la participación del autor. Esta edición ligeramente alterada, se ha convertido en la que han seguido después los editores modernos, al menos ese es el caso de los ejemplos a los que hemos podido acceder. Por esta razón, nuestra intervención más importante como editores es la de recuperar en la presente edición todos los términos y las expresiones que se habían perdido.

Raucho, que desde los años treinta circulaba un tanto tergiversada, recupera ahora parte de su verdadera identidad.

También hemos llevado a cabo una actualización ortotipográfica, como es habitual en nuestra colección. En cierta medida, ese trabajo acerca la puntuación del texto de Güiraldes a la segunda edición, que también actualizaba la ortotipografía, pero evitando algunos de sus excesos, como cierto abuso en la utilización de comas no estrictamente necesarias. Ricardo Güiraldes realiza en Raucho una labor de recuperación del vocabulario del entorno rural gauchesco, que se estaba perdiendo frente al avance de las grandes ciudades sobre el campo, algo muy coherente en relación con los temas de la novela. Hemos renunciado a incluir notas léxicas al pie que pudieran entorpecer la lectura, pero hemos incluido al final de esta edición, para quien quiera adentrarse en una lectura comprensiva, un glosario con todas las palabras que no aparecen en el Diccionario de la Lengua Española (versión electrónica de la vigesimotercera edición) de la Real Academia Española, o que aparecen con acepciones distintas de las que se usan en la novela

Anuncios