Un romance en la bohemia parisina

tachia

Tachia, actriz de origen vasco y de una familia burguesa, llegó a París en 1953, después de haber mantenido una relación amorosa muy intensa con el poeta Blas de Otero. En 1955 se cruzó con Gabriel García Márquez por las calles de París (ella se dirigía a un recital de poesía, al que finalmente Gabo le acompañó), y a partir de ese momento y durante un año vivieron su historia de amor. Ni siquiera los problemas económicos por los que pasaba él los separaron (El Espectador, diario del que era corresponsal, cerró). Sobre todo porque García Márquez tuvo que vender su billete a Colombia para subsistir.

Esta es la etapa en la que García Márquez escribió El Coronel no tiene quién le escriba, inspirado sobre todo por las penurias que le perseguían. Pero el carácter arrasador y la libertad que desprendía Tachia mantuvieron a Gabo en un ambiente de felicidad y creación literaria. Él mismo reconocería que Tachia fue su inspiración para el personaje de Amaranta Úrsula de Macondo, de su gran obra Cien años de soledadMantuvieron su amistad durante años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s