El eterno motivo del viaje

Es sabido que muchísimos escritores, y más aún en el siglo XX, realizaban viajes muy a menudo. Los motivos de estos viajes son incontables: exilio político, ansias por conocer el mundo, amor, disconformidad con el país de origen…

Pero más allá de las razones que llevan a los escritores a viajar, deberíamos preguntarnos por el fruto de esos viajes. Qué es lo que genera en cada uno de ellos, en nuestro caso, en Julio Cortázar y en Ricardo Güiraldes, el viaje a un nuevo continente.

Como hemos adelantado en la entrada anterior, ambos escritores argentinos abandonan su país por razones muy distintas: el primero, se exilia luego de la sangrienta dictadura militar de 1974 y el segundo, realiza viajes por placer, para conocer el mundo.

Sin embargo, es estando lejos de su patria, cuando ambos descubren el más auténtico sentimiento de patriotismo. Es sabido, que cuando Cortázar vivía en Paris, le pedía a sus amigos en Buenos Aires, que mensualmente le enviaran actualizaciones léxicas y del lunfardo (habla popular argentina) para poder seguir al corriente de los cambios y poder incluirlos en sus textos.

Güiraldes, por otro lado, es en sus viajes en donde mejor puede describir lo más característico del ser argentino y sus costumbres.

Podemos concluir, entonces, en que, paradójicamente, estando lejos del país natal, es cuando mejor pueden entenderse y reproducirse los mecanismos que hacen lo propio de cada tierra.

Julio Cortázar escribió en su “Carta abierta a la patria”: “Pero te quiero, país de barro, y otros te quieren, y algo saldrá de este sentir. Hoy es distancia, fuga, no te metás, que vachaché, dale que va, paciencia. La tierra, entre los dedos, la basura en los ojos, es estar triste, ser argentino es estar lejos, y no decir mañana porque ya basta con ser flojo ahora. (…) Te quiero país, pañuelo sucio, con sus calles cubiertas de carteles peronistas, te quiero sin esperanzas y sin perdón, sin vuelta y sin derecho, nada más que de lejos y amargado. Y de noche.”

Link a la carta entera: http://www.lainsignia.org/2003/enero/cul_066.htm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s