Julio Cortázar

Julio Cortázar, al igual que Ricardo Güiraldes, sintió una enorme atracción por la ciudad de París. Ciudad en la que vivió los últimos años de su vida y en la que escribió gran parte de su obra. Si bien comparte el interés por la capital francesa con el escritor de Raucho, los motivos de su mudanza fueron distintos. Güiraldes, miembro de una familia acomodada, viajaba seguido a París por placer. Cortázar, por otro lado, se vio obligado a abandonar su país natal luego de la llegada del peronismo y se exilió por completo luego del golpe militar de 1976.

Más allá de los motivos que lleven a uno y otro a viajar a París, los dos descubren la magia de la ciudad de las luces y la plasman en su escritura.

Julio Cortázar la define, en reiteradas oportunidades, como una ciudad “mágica, misteriosa y mítica”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s